30/10/15

Aunque las tiendas online de origen chino como Aliexpress, Miniinthebox o SheIn son cada vez más populares, siguen existiendo muchos prejuicios y miedos a la hora de realizar una compra en este tipo de páginas. La desconfianza, los largos plazos de entrega, la mala calidad de los artículos...muchos de estos argumentos nunca fueron ciertos o dejaron de serlo hace tiempo. Cada día es más normal comprar en internet y hacerlo en tiendas que no necesariamente se encuentran en nuestro país. Con este creciemiento las compras se han hecho mucho más fáciles y ha mejorado la calidad de los servicios. A continuación, desmentimos los principales prejuicios sobre las tiendas chinas online: 

1. Los plazos de entrega son muy largos en los pedidos realizados a tiendas Chinas

  • "¡Seguro que los pedidos tardan meses en llegar!"

En la mayoría de casos, los pedidos que provienen de China tardan como máximo 5 semanas en llegar a su destino. Muchas tiendas, sobre todo las tiendas de ropa, envían sus pedidos primero a Holanda, de forma que suelen llegar a España en un plazo de 2 semanas aproximadamente. 

Muchas tiendas chinas ofrecen también la posibilidad de contratar distintas formas de envío en las que se espicifica el precio de cada una y el tiempo de espera estimado, así evitaréis llevaros sorpresas desagradables. 

2. Los pedidos nunca llegan 

  • "¡Seguro que nunca nos llega nada!"

En PandaCheck siempre realizamos pedidos de prueba para informar de forma más honesta sobre las distintas tiendas online del mercado. Hasta la fecha no ha habido ningún pedido que no hayamos recibido. Lo que sí que nos ha pasado, es que al pedir más de 10 unidades de un mismo artículo ha habido algun error con las cantidades. Obviamente, esto solo sucede en muy pocos casos y no es, como muchos creen, algo habitual. Si hay algún problema con el pedido, hay que contactar inmediatamente con el vendedor y enviarle una foto del artículo que hayamos recibido. Si no recibís ninguna respuesta por parte de la tienda, podéis realizar una reclamación a PayPal (en un plazo de 45 días). 

3. Los artículos están defectuosos 

  • "¡Y seguro que muchos están hasta rotos!"

¡Falso! Los proveedores de China están más que acostumbrados a trabajar con pedidos internacionales y por este motivo empaquetan sus pedidos de forma muy segura. Los aparatos electrónicos y delicados están muy protegidos y van envueltos en plástico de burbujas y en espuma de poliestireno. 

En caso de que recibáis algún artículo defectuoso, tendréis que contactar rápidamente con el servicio de atención al cliente. Normalmente, podréis solicitar que os envíen un artículo nuevo. Sin embargo, si no contestan con sufiente rapidez siempre podéis realizar una reclamación con PayPal y recuperaréis el dinero. 

4. Los artículos de tiendas chinas son de mala calidad

  • ¡Y por esos precios podría comprarme algo mejor!"

Siempre que compramos algo muy barato, podemos imaginarnos que la calidad tampoco será excelente. Al comprar en China sucede exactamente lo mismo, los artículos extremadamente baratos tienen una calidad que se corresponde con este precio. Sin embargo, hay que tener en cuenta que por lo general los precios son más bajos que en cualquier tienda normal. 

En las tiendas de moda es muy recomendable leer todas las descripciones de las prendas y si es posible leer también opiniones de otros clientes. 

En el caso de los aparatos electrónicos es donde más se nota la diferencia de precio en comparación con Europa. Por precios muy bajos pueden conseguirse artículos de marcas chinas como Xiaomi que son muy similares a algunos de marcas reconocidas como Apple o Samsung. 

5. En China no se producen artículos de gama alta

  • "¡Pero si pone Made in China!"

La mayoría de productos de las tiendas online están hechos en China o en Hongkong, del mismo modo que la mayoría de products que encontramos en el centro comercial más cercano a nuestra casa. El país de fabricación no es un sinónimo de falta de seriedad o de mala calidad. Si lo fuera no compraríamos ropa en H&M o Mango, ni aparatos electrónicos de Apple o Samsung, marcas que también tienen fábricas en China.

« Entrada anterior Siguiente entrada »