28/10/16

Seguramente, lo primero que os haya llamado la atención de este gadget haya sido su precio. La verdad es que nosotros lo hemos comprado con mucho excepticismo, pero parece que este dron está en todas partes así que al final hemos querido comprar uno para comprobar si realmente es tan increíble como se comenta en los foros y en las redes sociales. La verdad es que antes de que llegara estabamos bastante emocionados por tener nuestro "DOBBY". A continuación, os contamos cuáles han sido nuestras primeras impresiones. 

 

Dobby

¿Dónde comprarlo? 

En Geekbuying por 327,07€

En Gearbest por 334,92€

En RCMaster por 339,99€

Envío y paquete

La caja en la que viene el DOBBY podría ser perfectamente la caja de un smartphone ya que es bastante compacta y completamente blanca. Además del dron en sí la caja incluye la batería, un cargador, un adaptador (con USB), un cable USB (tipo C), un adaptador micro USB y el libro de instrucciones con la garantía en chino. También hay una traducción al inglés muy resumida. Lo que desgracidamente no viene incluído es ningna pieza de repuesto, algo que puede ser muy útil si hay algún problema. Si en algún momento os hiciera falta alguna de estas piezas, podéis realizar una búsqueda en nuestra página para encontrar la tienda online en la que están disponibles a mejor precios.  

 

Dobby

Diseño

Uno de los aspectos que más nos han gustado es el tamaño del dron: 135 x 145 x 36,8 mm. Como podéis ver en la imagen cabe perfectamente en el bolsillo del pantalón y es uno de los drones más fáciles de transportar que hemos visto hasta la fecha. Esta diseñado para ser compacto hasta tal punto, que los brazos del dron son completamente diferentes a lo que estamos acostumbrados. Se pueden doblar hacia dentro y sacar hacia fuera. La cámara se encuentra en la parte delantera. En el lateral cuenta con una luz LED. 

 

Dobby

Casi todas las partes están hechas de plástico y la verdad es que los acabados tampoco dan una impresión de ser de alt gama. Al fin y al cabo, se nota que es plástico. Esto suena más negativo de lo que en realidad es, lo cierto es que en ningún momento parece que sea de mala calidad y el diseño de la carcasa nos gusta bastante. No nos hemos atrevido a tirarlo al suelo para comprobar su resistencia, por lo que por esa parte no tenemos mucho que decir (de momento). 

Control y app Do.Fun

El dispositivo funciona sólo con la app, por lo que es necesario descargar Do.Fun que está disponible tanto para Andorid 4.3 como para iOS 8. Una opción muy sencilla  es escanear el código QRy así podréis descargarla directamente. 

La primera vez que uséis la app tendréis que crear una cuenta de usuarios y vereificar vuestra dirección de email. Después de esto todo lo demás es muy sencillo y rápido. Es importante que tengáis conexión a internet durante el vuelo para que la conexión entre el smartphone y el dron funcione bien. Para conectar ambos dispositivos solo tendréis que ir a la lista de redes wifi disponibles y seleccionar vuestro dron que aprecerá con el nombre de DOBBY y el código de vuestro cuadricóptero. 

 

Dobby

El interfaz es muy claro: a la derecha se encuentran todos los ajustes de la cámara y a la izquierda los botones de inicio, cambio de idioma y los distintos modos de vuelo. En la parte superior izquierda podréis elegir las opciones de vuelo indoor o vuelo outdoor. En la parte de arriba también podréis encontrar la información sobre la batería, el GPS y la altura del vuelo. 

Dobby

La verdad es que no soy muy fan de que los cuadricópteros dependan demasiado del smartphone, aunque en este caso se podría decir que el fin justifica los medios. En este caso la principal ventaja de esta conexión es poder controlar la captura de imágener y aunque me cueste reconocerlo esta combinación funciona realmente bien. Gracias a los sensores que lleva incorporados, el DOBBY se mantiene en el aire de forma completamente autónoma. También el despegue y el aterrizaje se realizan de forma automática y es posible que vuestro dron aterrice directamente en la palma de vuestra mano. 

 

DOBBY

En los ajustes iniciales faltan elementos de control que se pueden encontrar en la pantalla. Si deslizáis el dedo hacia abajo en la parte superior izquierda de la pantalla se desplegará un menú donde podéis controlar la rotación. Manteniendo el botón gris pulsado podréis controlar los movimientos del dron con solo mover el smartphone de la misma forma. La posición correcta (por si no estaba claro) es con la cámara mirando hacia vosotros al contrario que en la mayoría de drones de este tipo. 

Funciones de la cámara

En general estamos muy contentos con la cámara, puesto que realmente tiene una gran cantidad de funciones diferentes y la calidad de las fotos es muy buena. En primer lugar, hemos probado la función de reconocimiento facial que puede activarse a cualquier distancia inferior a 1,5 metros y se mantiene incluso si empezáis a moveros u os alejáis del aparato. Después probamos la función de ráfaga, que permite hacer 15 fotos seguidas  (para asegurarnos de que por lo menos en una salimos bien).  

DOBBY

El reconocimiento del destino funciona de forma muy similar. Para que se active, el dron tiene que estar por lo menos a 5 metros de altura y la cámara tiene que estar apuntando hacia abajo. Tenéis que marcar el destino que queráis en la pantalla con un rectángulo de forma que el dron pueda nalizar ese perímetro para poder determinar los movimientos. El modo "orbit" permite que el cuadricóptero rodee un perímetro determinado. Es importante que al usar todos estos modos os aseguréis de tener suficiente espacio y de que el viento no sea demasiado fuerte. 

DOBBY cuenta además con una función de reconconocimiento de la voz que en nuestro caso no funcionó en ningún momento. Antes de usarlo una segunda vez buscaremos algo más de información al respecto a ver si lo podemos solucionar. 

Dobby

Batería

La batería de 970 mAh nos permite tener el dron en el aire aproximadamente 9 minutos. El tiempo que se emplea para el despegue y el aterrizaje realmente no está incluído en este cálculo, así que realmente son 9 minutos de uso real del gadget. La carga completa dura entorno a hora. Si se utiliza una fuente de alimentación más potente se puede reducir el tiempo hasta la mitad. 

 

DOBBY

Conclusión

La primera reseña que escribí sobre el DOBBY tenía como conclusión la siguiente frase: "Tiene buena punta, pero hay que ver cómo es la relación calidad-precio". Después de haber usado este dron más veces y de haberlo analizado a fondo entiendo que el dron de las selfies, como muchos han empezado a llamar a este modelo, tiene como ventaja indiscutible la calidad de su cámara. No es necesario ser un experto en cuadricópteros para controlar bien este modelo y realmente es perfecto para llevarlo siempre encima. Sin embargo, está claro que el precio sigue estando bastante alto. Teniendo en cuenta el gran número alternativas interesantes y más económicas, son pocos los que finalmente se decantan por comprar este modelo. 

 

« Entrada anterior Siguiente entrada »